Blogia
filosofiayderecho

Derechos Humanos

Justicia por sus propias manos

El Comercio 15-11-04
El 64% opina que población sí puede tomar justicia por sus propias manos

Mayoría está a favor de que serenos realicen detenciones. El 83% piensa que el Estado debe invertir más en seguridad interna.
Los gritos de la turba se alzaban exigiendo justicia. Cuando la puerta del establecimiento se abrió, la multitud cayó encima de los delincuentes, arrebatándoselos a la policía, golpeándolos hasta hacerlos sangrar. Los asaltantes fueron finalmente trasladados a la comisaría, pero primero tuvieron que pasar por el hospital. Estos hechos, ocurridos la madrugada del 1 de noviembre en Los Olivos, durante un frustrado asalto a una cabina de Internet, se han convertido, para preocupación de las autoridades, en una noticia recurrente en las páginas policiales de los periódicos y parte de la agenda diaria de las comisarías.
La falta de autoridades honestas y capaces, así como la ausencia de leyes adecuadas y de efectivos policiales son la raíz de estos linchamientos populares, según la percepción de la población, recogida en una reciente encuesta de Apoyo. El estudio revela que solo el 33% de los limeños considera que este fenómeno tiene su origen en la falta de respeto a la ley por parte de la población, mientras que la mayoría se inclina por las otras opciones.
Otro dato por tomar en cuenta es el que indica que el 61% de los encuestados opina que, si las autoridades fallan, la población tiene derecho a tomar justicia por sus propias manos, sin llegar a matar. Otro 3% piensa que no importa si se causa la muerte al infractor. Ambos suman 64% a favor de estas formas de justicia. Solo el 35% opina que tal derecho no depende de la voluntad popular.
Los porcentajes a favor de los linchamientos son mayores en los niveles socioeconómicos bajos . Mientras en el nivel E el 55% de entrevistados considera que existen delitos que los justifican, en el A la cifra alcanza solo el 23%. En este último grupo, el 100% consideró que la violación sexual de menores es uno de los delitos que merece este tipo de castigo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La importancia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

http://www.ai-cat.org/educadors/es/historia/dh-citas.html

"Aunque de momento sea una utopía, el avance conseguido en el cincuenta aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos no induce al pesimismo. Pero como dice Havel: la lucha por la libertad del hombre no acaba nunca."
Ernest Udina. La Vanguardia, 14-12-98

"Lo que importa, más allá de las formulaciones de la Declaración, es que constituye un decálogo para cinco mil millones de individuos. Observémosla bajo esta perspectiva: nos daremos cuenta de que --pese a todas las lagunas e insuficiencias-- ha tenido el enorme mérito de constituir uno de los factores de unificación de la humanidad."
Antonio Cassese. Los derechos humanos en el mundo contemporáneo. Ariel. Barcelona, 1991

"Con la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, se otorgó a los derechos de los individuos un reconocimiento jurídico internacional. Por primera vez, a los individuos --fuera cual fuese su raza, religión, género, edad o cualquier otra característica-- se les garantizó unos derechos que podían oponer a las leyes estatales injustas o a las costumbres opresivas."
Michael Ignatieff. Los derechos humanos como política e idolatría. Paidós, Barcelona, 2003

"Antes de 1948 sólo los Estados tenían derechos reconocidos internacionalmente. En ese año --una especie de nivel cero-- la Declaración Universal de los Derechos Humanos garantizó estos derechos a los individuos amenazados por Estados o por costumbres opresoras, es decir, por las comunidades."
Thomas W. Laqueur. La imaginación moral y los derechos humanos (dentro de "Los derechos humanos como política e idolatría". Paidós, Barcelona, 2003)

¿Una Declaración revisable?
"...(la DUDH) como Pacto que es, es fruto del diálogo, la cesión y el compromiso. Es, por tanto, además, modificable. Tal vez dentro de unos años estaremos inmersos en un proceso de cambio de alguno de sus enunciados. Tal vez las sociedades nos obliguen a reconsiderar determinados aspectos de su contenido. Tal vez tendremos que añadir algunos artículos (...) Su universalidad, interculturalidad y atemporalidad son discutibles. No están en absoluto garantizadas. Es más: es posible que su revisión permanente sea la mejor garantía de su continuidad (...) Las condiciones del Pacto son mutables, es cierto, pero no su necesidad."
Miquel Osset, Los fundamentos de los derechos humanos desde la filosofía y el derecho. EDAI, 1998.

"Los derechos no son algo que exista ya en la naturaleza y que nosotros nos limitemos a descubrir, como los cromosomas o los continentes. Los derechos los creamos nosotros mediante nuestras convenciones. Por tanto la pregunta relevante no es "¿qué derechos tiene tal criatura?", sino "¿qué derechos queremos que tenga?"
Jesús Mosterin, profesor del CSIC. El País, 29-8-99

"La Declaración Universal de los Derechos Humanos es un gran documento, pero no inmejorable. Pero es acertado no tocarlo, y en cambio irlo completando con convenciones o pactos. Hay que mejorar las garantías del cumplimiento de los derechos humanos y denunciar las violaciones. Sin la declaración, la humanidad estaría mucho más desamparada."
Joan Gomis, presidente de Justícia i Pau. El País, 10-12-98

¿Una declaración de valores occidentales?
"Los prejuicios intelectuales contra los orígenes occidentales del movimiento de los derechos humanos, han seguido dos grandes corrientes. Una fue la crítica soviética que tildaba de “burguesas” las libertades de Occidente; una crítica que se desvaneció con la desaparición de la URSS. La otra es la tendencia reciente a afirmar que el énfasis individualista de los documentos sobre derechos humanos no permite la expresión de los “valores asiáticos”. Pero se trata de un argumento para justificar a los gobiernos autoritarios en su resistencia a reconocer derechos que desean sus poblaciones."
Gabriel Jackson, El País Semanal, diciembre de 1998

"Por otra parte, ya en 1993, en Viena, hubo una conferencia, con todo un impulso de países orientales y africanos que atacaron la declaración muy violentamente porque era un texto de valores occidentales, y dijeron que no se sentían vinculados (...) China, India, Irán... dicen que están en contra de los valores de occidente disimulados tras el principio de universalidad. Y esta queja quizás aumente, por tanto convendría replantearse todo el tema, no para cambiar derechos, sino para profundizar en ellos."
Antonio Marina. La Vanguardia, 4-12-98

"Es preciso revisar su contenido. Hay valores que no han perdido vigencia: los relativos a la dignidad humana, pero otros no son propiamente universales, están afectados por una determinada interpretación cultural (...) Por ejemplo, los que se refieren a la familia, a la nación, el trabajo, el progreso, etc., se tendrían que reconsiderar bajo una visión auténticamente universalista."
Norbert Bilbeny, profesor de Filosofía Moral de la UB. La Vanguardia, 4-12-98

"Estos derechos (están bien como están) no tienen que ser un lujo de Occidente, se tienen que universalizar. Y practicarse. ¿Una declaración occidentalocéntrica? Pues bienvenido sea el occidentalocentrismo."
Miquel Porta Perales. La Vanguardia, 4-12-98

"Que la Declaración no fuese redactada en Birmania y por el pueblo birmano parece una razón insuficiente para rechazarla. Si se tiene que negar la validez de las ideas y creencias fuera de las fronteras geográficas del lugar de donde proceden, el budismo quedaría confinado al norte de la India, el cristianismo a una estrecha franja del Oriente Medio y el islamismo a Arabia."
Daw Aung San Suu Kyi, opositor birmano en los años 90. Doc. AI: POL 10/01/98/s

"La confección de la Declaración Universal de los Derechos Humanos implicó a personas vinculadas a tradiciones culturales de América del Norte y del Sur, Europa, Asia y África, y tradiciones religiosas como el islam, el judaísmo, el cristianismo occidental y ortodoxo, el hinduismo y otras. Desde los tiempos de la redacción de los primeros documentos, las pruebas a favor de la idea de que muchas culturas pueden coincidir en la defensa de los derechos humanos no han hecho más que aumentar."
Amy Gutmann (introducción a Los derechos humanos como política e idolatría. Paidós, Barcelona, 2003)

"Destacar los orígenes europeos de los derechos no implica respaldar el imperialismo cultural occidental. La prioridad histórica no confiere una superioridad moral. Como señala Jack Donnelly, la función histórica de la Declaración Universal no fue la de universalizar los valores europeos sino, en realidad, poner a algunos de ellos --el racismo, el sexismo y el antisemitismo, por ejemplo-- bajo una prohibición perpetua."
Michael Ignatieff. Los derechos humanos como política e idolatría. Paidós, Barcelona, 2003

Derechos para todos
"La gran revolución política del siglo XXI será, sin ninguna duda, el proyecto de extender de forma efectiva los derechos humanos a todas las personas (...) algo se ha hecho, queda mucho todavía por hacer. Pero si fracasamos, lo que nos espera no es una civilización diferente, sino una barbarie tecnificada, consumista, reforzada por la nefasta superstición que los humanos tenemos que dedicarnos a cultivar nuestras diferencias insolubles y no a proteger institucionalmente nuestra humanidad común."
Fernando Savater, El País Semanal, diciembre de 1998

"El último informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo dice que de los 4.400 millones de habitantes del planeta que viven en los países pobres, tres quintas partes no disponen de condiciones higiénicas básicas, la cuarta parte no tiene una vivienda digna y 2.000 millones de personas sufren anemia. (...) mientras que 4.400 millones de personas quieren saber si poder vivir dignamente es un derecho que tiene que garantizar la comunidad internacional o una oportunidad de mercado."
Mariano Aguirre, El País Semanal, diciembre de 1998. Director del Centro de Investigaciones para la Paz

"La pobreza es por ella misma una violación de numerosos derechos humanos básicos."
Mary Robinson, alta comisionada de la ONU para los derechos humanos. El País Semanal, diciembre de 1998


Derechos y deberes
"De todas formas, hoy tenemos que hablar sobretodo de obligaciones humanas, porque nuestro mundo no puede continuar tal como funciona (...) En una familia todos sabemos que además de derechos también tenemos obligaciones, por tanto no es algo complicado de entender."
Jostein Gardner, La Vanguardia, 4-12-98

"El título se tendría que substituir per Declaración Universal de Derechos y Responsabilidades de la Persona."
Adela Cortina, catedrática de ética de la Univ. de Valencia.

"Mi madre, que era ignorante pero tenía un gran sentido común, me enseño que para asegurar los derechos es necesario un acuerdo previo sobre los deberes."
Gandhi, en una carta dirigida en 1947 a la ONU

Derechos y religiones
"(...) Un caso extremo lo representa el manifiesto hecho por la república iraniana, que considera que la Declaración Universal de los Derechos Humanos ilustra una concepción laica de la tradición judeocristiana, que no puede ser aplicada por los musulmanes (...) Esta posición, exceptuando los extremistas islámicos, no es compartida en absoluto por todos los musulmanes. Otras corrientes consideran, al contrario, la absoluta compatibilidad entre los derechos del hombre y el Islam."
Maria Àngels Roque, antropóloga. La Vanguardia, 17-1-95
"De todos modos, esta Declaración tiene algunas limitaciones (...) La mayor de todas es no hacer referencia a Dios como autor de los derechos humanos. Esto es debido probablemente a que surgió como una solución de compromiso entre diversas concepciones de la vida."
Miguel Ángel Monge. Derechos humanos y cristianismo. MC, 1987

"Las Declaraciones estadounidenses invocaron el nombre de Dios; la francesa apeló a la Naturaleza y a la Razón. La Declaración de 1945 no ha podido pedir ayuda ni a éstas ni a Aquél. Y mucho se dolieron de ello algunos delegados de la Asamblea General: el del Líbano propuso que se precisara que la familia "está dotada por el Creador" de derechos inalienables; los representantes de Brasil, Países Bajos y Bélgica propugnaron una referencia al origen divino del hombre: pero la URSS se opuso, y el delegado de la India sostuvo denodadamente que la Declaración debía mantenerse ajena a cualquier posición religiosa o filosófica."
Antonio Cassese. Los derechos humanos en el mundo contemporáneo. Ariel, Barcelona, 1991

"Cuando se estaba redactando la Declaración Universal en 1947, la delegación de Arabia Saudí expresó sus objeciones en particular contra el Artículo 16, que hace referencia al libre consentimiento al matrimonio, y el Artículo 18, referido a la libertad religiosa (...) Usando como pretexto su objeción a los Artículos 16 y 18, la delegación saudí se negó a ratificar la Declaración."
Michael Ignatieff. Los derechos humanos como política e idolatría. Paidós, Barcelona, 2003

"El lenguaje evocador de compromisos con un sistema particular de creencias está ausente de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y ello no ocurrió por error: después de todo, los redactores de este instrumento esperaban asegurar un apoyo universal en un mundo radicalmente dividido por la tradición, la religión y, por encima de todo, la ideología."
Diane F. Orentlicher (dentro de "Los derechos humanos como política e idolatría". Paidós, Barcelona, 2003)

Testimonios de la violencia (extraídos del informe de la CVR)

(Publicado en El Comercio, 23-10-04)

R.P. Moisés Cruz Morales
Sacerdote ayacuchano
"Yo tenía posibilidades de alcanzar niveles más altos en mi carrera, pero mi madre me pidió que fuera allá. Me he quedado al ver tanto sufrimiento, tanto dolor de mi pueblo. He visto a una madre abrazada a su hijo muerto, a quien le cortaron el cuello delante de sus alumnos, en el salón de clases (...). Niñas de doce años, catorce años, las más bonitas, coleccionadas para su diversión. Niñas descuartizadas por Sendero Luminoso y Abimael. Comenzaban cortando las uñitas, la cara, pedacito por pedacito. Así se divertía Sendero Luminoso".

Marcial Capelletti Jáuregui
Hijo de docente asesinado por SL
"Mi padre tenía que tomar un examen final. Entró y encontró en la pizarra y en la pared escrito con pintura roja: 'Muerte a Capelletti'. Pidió a un alumno que borrara la pizarra. En ningún momento mostró temor ni miedo. El alumno borró la pizarra... y dijo: «Bueno, alumnos, el examen consta de cinco preguntas». En lo que está escribiendo la segunda pregunta, empujan la puerta y entra el asesino. Con un tiro certero le da primero en la sien. El segundo le da en el cuello, y el tercero en el hombro. Los asesinos salieron de la universidad caminando".

Geyser Hugo Matta Villacrés
Dirigente estudiantil
"Yo era dirigente estudiantil, presidente del Centro Federado de la Facultad de Biología. Sendero creía que éramos soplones. Un día que me estaba dirigiendo a tomar mis alimentos a la pensión, se acercó la dueña de la pensión y me dice: «¿Sabe qué, joven? No llegue a la pensión, porque lo están esperando. Un hombre ha preguntado por usted y tiene un arma. No se acerque, por favor. Es más, ya no le voy a atender en mi pensión, porque corro... corro peligro. No solo su vida, sino también la mía». Entonces tuve que dejar por un tiempo los estudios".

Juan Guzmán Aparco
Presidente del jne de huamanga
"En 1989, que tenía que presidir el JNE, recibí amenazas de SL. Cuando entregaba las ánforas a los miembros del Ejército, se escucharon dinamitazos en diferentes partes de la ciudad. No podía salir. Tenía la necesidad de saber algo de mi familia. A las diez de la noche me dicen que «en su casa hubo un atentado. Hay dos mujeres muertas». Yo sabía que la única mujer que estaba en mi casa era mi esposa, pero también se encontraba mi hermana. Mi casa la habían dinamitado. Estaba llena de humo. Mis hijos fueron rescatados por los vecinos".

Graciela Gonzales
Viuda de campesino asesinado
"Cuando estaba lavando mi ropa escuché tres disparos. 'Lo han matado', me dijeron. Me caí al suelo. 'Señor por qué me has abandonado', dije. Lo encontré, lo agarré del cabello y lo hice sentar, todavía estaba caliente. Con mi pañuelo viejito le sequé los ojos, le habían disparado en su boca. Le dije: 'Dónde me has dejado, yo estuve entre tus brazos desde los 14 años, ¿ahora quién me va a criar?... ay, Mauro'. De tanto llorar mis ojos ya no pueden ver, así habrá sido mi suerte. A mi esposo no lo olvido, de un buen hombre yo no me puedo olvidar".

Abraham Fernández Farfán
Campesino de Chacca
"En 1984 Chaccas se organiza y se rebela contra Sendero. (...) Aquella vez no teníamos armamentos. Una noche incursiona Sendero y deja una cantidad enorme de muertos, entre varones, mujeres y niños. Un 31 de julio de 1991, murieron 14 personas, entre niños, mujeres y varones, y 198 viviendas quemadas, destruidas. En 1992, en su aniversario, dejaron nueve muertos y siete heridos, más de 100 viviendas quemadas. Y un tractor oruga destruido. En 1993 se llevaron nuestros ganados. Eso es lo que nos ha pasado con el Sendero".

La memoria de los dolientes

El Comercio, 14-10-04
DAVID HIDALGO VEGA

HUANCAVELICA. Hace un par de semanas la región más pobre del Perú fue sede de un encuentro de autoridades y víctimas que intercambiaron experiencias sobre las recomendaciones de la CVR. Lo que sigue es un relato de las inquietudes que dejó
Nadie ha tomado en serio que hace unos días se produjo una reunión de gente olvidada en el lugar más olvidado del país. Llegaron de Ayacucho, Apurímac, Junín, Ica. Llegaron de caseríos y barrios de refugiados, de pueblos arrasados y vueltos a construir. La escena era antigua pero conmovía: quinientas personas confrontadas a un letrero que decía: "Encuentro Regional con la Verdad". Y la verdad que llegó a encerrarse en ese auditorio de un hospital de Huancavelica fue que en el Perú los dolientes se juntan en soledad. El representante oficial del Gobierno ante el encuentro, Jaime Urrutia, iba a descerrajarla sin darse cuenta de que hay palabras de las que ya no se vuelve: "Si un terremoto arrasara en este momento con todo Huancavelica, no pasaría nada. Puede que nadie se enteraría en varios días, porque no es económicamente relevante". El auditorio se pasmó. Si hubiera que hacer un retrato hablado de las sensaciones, alguien pintaría una junta de fantasmas. Huancavelica fue el lugar perfecto para la cita. En los momentos iniciales, una voz se preguntó al micrófono: "¿A ver, quiénes hemos venido?". Desde la platea le confirmaron el registro de franquicias dolorosas: asociaciones de familiares de torturados, asociaciones de familiares de desaparecidos, asociaciones de viudas y huérfanos de la violencia política, asociaciones de presos inocentes, asociaciones de víctimas del terrorismo, asociaciones de desplazados, grupos por la dignidad humana. Unos venían de las regiones de la sierra central y otras de la costa. Había delegaciones de cinco departamentos. Todos estaban allí para inaugurar esta convención de dolientes. Porque eso era: la cumbre de los que reclaman y no son escuchados, la asamblea de los que esperan respuesta a expedientes que nadie lee.
Hay una memoria que acentúa el dramatismo escénico del lugar: fue desde esta región que hace años salió una marcha heroica de pobres a la capital encabezada por un alcalde que luego traicionó a su pueblo; es aquí donde siempre ha sido posible encontrar nuevas escalas de pobreza extrema; tuvo que ser en este lugar que un sacerdote se rebelara contra su jerarquía pasa asumir un cargo público, cansado de tanto olvido. Salvador Espinoza Huaroc, el cura-presidente regional, fue el anfitrión.
Su voluntad va paralela a su conciencia: es la única autoridad que se ha comprado el pleito de reparar a las víctimas de la violencia política. "Nos toca construir un hombre andino lleno de vida -dijo entre palabras de bienvenida-. Si hemos sufrido problemas de sangre, nos toca construir una sociedad de hombres en paz". La reivindicación de los callados tenía que nacer en un páramo.

Antimemoria
En ocasiones como esta es posible saber de qué color tiñe el desdén a la gente. Es decir: por qué Domitila Sánchez Romero tiene la piel de cobre cenizo desde que militares se llevaron a su hijo de su casa; por qué Antenora Gómez mimetiza sus gestos con el negro de sus ropas de luto desde que mataron a su esposo en la calle, desde que un hijo desapareció y el otro escapó de sus torturadores para no volver; por qué Julio Constantino Condori reniega oscuramente de que no lo repongan en el cargo del que fue sacado por una falsa acusación de terrorismo que lo llevó a la cárcel. Lo que los tiene ensombrecidos no es tanto el dolor. Es que nos lo pasemos de largo.
Ni siquiera tiene sentido hablar del miedo a que todo esto se olvide en un futuro cercano, porque el olvido ya está aquí, carcomiéndose de nuevo a esta nación dividida entre los que luchan contra él y los que ya fueron seducidos.
Solo así se explica todo este debate inútil sobre la píldora del día siguiente -superado hace veinte años en el resto del mundo-, cuando todavía deberíamos estar discutiendo sobre cómo recuperarnos de la guerra interna. Solo así es posible que Sendero haya presentado un libro ante un auditorio universitario que acaso no recordaba sus pelotones de aniquilamiento. La voluntad de olvido parece incrustada en nuestros genes. La periodista Rosa María Palacios lo ha dicho más o menos así: "Cada vez que se toca el tema de la CVR (en televisión), el ráting baja". La película "Días de Santiago" -elogiado estreno de estos días- lo pone como frase capital en boca de un ex militar angustiado: "Aquí nadie se va a acordar de nosotros".
Una convención como la de Huancavelica tuvo y tiene un dramatismo adicional: el Encuentro Regional con la Verdad no trajo grandes revelaciones. Estaba planteado como intercambio de experiencias, pero en realidad fue más un debate de voluntades. Salvo los anfitriones, nadie pudo mostrar demasiados adelantos: mientras el alcalde de Pueblo Nuevo de Chincha, Lucio Juárez Ochoa, destacaba su ordenanza que pone a ciertas calles de su pueblo el nombre de víctimas de la violencia, el alcalde de La Merced-Churcampa, Irineo Pacheco, se quejaba de que su pueblo todavía no se ha recuperado de su virtual extinción. Un representante de Huanta, Víctor Cabrera, contó que cada día reciben diez pedidos de ciudadanos que requieren tratamiento médico en Lima. El consejero regional de Junín, Luis Calmell del Solar, llegó a una conclusión lapidaria: "entre el año 80 y el 2004 no hay diferencia para mucha gente, estamos en las mismas".
Tengo la decepcionante certeza de que si el informe de la CVR hablara de campos de concentración nazis y ejecuciones de minorías religiosas balcánicas, tendríamos en rodaje varias películas de Hollywood y más de un libro sobre cualquiera de las matanzas registradas. Si esas páginas hubieran denunciado el arrasamiento de aldeas africanas o asiáticas, habría colas de voluntarios interesados en enrolarse en algún cuerpo de paz. Pero el informe habla de campesinos de los Andes, principalmente. Gente como la que allí, en Huancavelica, parecía encarnar lo que Salomón Lerner denominó "el mandato de los ausentes". Si las frases poderosas lo fueran también en la práctica, algo habríamos avanzado. Pero la realidad es que de todas las normas que rigen en nuestro país, esa es la que se toma por menos vinculante: el mandato de los ausentes es el que no obliga a nadie.

Renaceres
Todo indica que las reparaciones tomarán cuerpo desde abajo, de manera similar a como sucedió con el milagro económico provinciano en la capital. En Lima tenemos imperios nacidos a partir de carretillas. En el Perú ha sido Huancavelica la región más decidida a invertir en mitigar los rastros de la violencia a pesar de su presupuesto exangüe.
"Se han dado una serie de condiciones especiales: un presidente regional que es sacerdote y siempre ha estado en contacto en la problemática social; un gerente regional involucrado en labores comunitarias, un subgerente que trabajó para la Defensoría del Pueblo y la CVR", explica Daniel Zárate, el funcionario encargado de planificar cómo se invertirá el dinero destinado a este fin. Solo el año pasado, la partida fue de 734 mil soles. Para el próximo el monto será redondeado a 750 mil soles. No es mucho, pero supera varias veces lo que se ha hecho en otros antiguos focos de violencia. La Municipalidad de Lima gasta un monto parecido en el rubro de vestuario. Zárate es un médico limeño que llegó a esta ciudad en los años 90. No ha querido salir de allí desde entonces. El programa de reparaciones impulsado por el padre Salvador se basa en su estrategia . El Plan de Desarrollo de Capacidades define desde los argumentos en los que debería fundamentarse la acción de las autoridades para aplicar las recomendaciones hasta los pasos para crear una red básica de apoyo. "En principio hemos concientizado a distintos sectores de Huancavelica sobre la importancia de unirnos en este esfuerzo. El programa no puede ser hecho en el aire", explica Zárate. De ese modo ha comprometido la participación de los principales funcionarios públicos de la región: el director del área de salud, los titulares de los programas sociales, los líderes de organizaciones civiles y, desde luego, la Iglesia. Una concertación de las precariedades ha empezado a moverse en el interior.
La experiencia huancavelicana dejó impresionada a la platea la tarde en que Zárate expuso sus lineamientos ante autoridades y organizaciones de afectados por la violencia. De alguna manera podría tomarse como la punta de lanza de los esfuerzos en todo el país, si no hubiera esa manía de echar tierra a lo que nos parece difícil de resolver. La analogía con el fenómeno de los migrantes en la costa cobra fuerza en este punto: a medio Lima le tomó tiempo comprender que los desposeídos de los años cincuenta y sesenta ya habían pagado el terreno donde dormían y -cuatro décadas después- estaban listos a darse una mejor vida. Fue cuando se inauguraron los centros comerciales de los conos. No es extraño que en esas provincias de donde vinieron surjan las primeras iniciativas reales para movilizarse tras la catarsis de la CVR. El problema es si será suficiente.
"El Gobierno ha dado beneficios a los retornantes, pero qué pasa con nosotros, los que nos quedamos y soportamos todos los días", se quejaba una mujer en medio de las mesas de debate. Nadie pudo darle una respuesta más allá de los gestos solidarios. Habría que entender que no era un reclamo aislado y que mientras la mitad del país ya encarpetó de nuevo el informe de la Comisión de la Verdad tras su primer aniversario, la otra mitad espera. Muchos peruanos han aprendido a vivir con el hecho de que necesitan un cubierto menos en la mesa, a que las semanas terminan en la visita al cementerio o que es imposible borrar la palabra indulto del currículum para pedir trabajo. Pero no olvidan. El encuentro con la verdad en Huancavelica confirma que los olvidados no se olvidan de nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Vigencia de los Derechos Humanos?

El Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación muestra la serie de violaciones a los Derechos Humanos que se produjeron durante los veinte años de violencia de nuestro país. Sin embargo, el incumplimiento de los Derechos Humanos tiene antecedentes y todavía en la actualidad están presentes no solo en nuestro país sino también en el ámbito internacional. Los casos de las luchas nacionalistas en el medio oriente y en el África, la intervención de Estados Unidos en Afganistán e Irak son ejemplos claros de este incumplimiento.
Esta realidad plantea el cuestionamiento sobre la validez de los Derechos Humanos ante su flagrante desconocimiento, ¿puede hablarse todavía de Derechos Humanos? ¿hay algún fundamento para afirmar su existencia y su cumplimento? Sobre estas preguntas se puede lograr un intercambio de ideas iluminador.
Saludos cordiales,
Wilbert Tapia

DECLARACION UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS

http://www.cal.org.pe/legislacion/declaracion_universal.htm
10 diciembre 1948

PREÁMBULO
Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;
Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;
Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;
Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones;
Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres; y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;
Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre;
y Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;
LA ASAMBLEA GENERAL
Proclama la presente Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículo 1°.- Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
Artículo 2°.- 1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
Artículo 3°.- Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 4°.- Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidos en todas sus formas.
Artículo 5°.- Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 6°.- Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.
Artículo 7°.- Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
Artículo 8°.- Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.
Artículo 9°.- Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, pero ni desterrado.
Artículo 10°.- Toda personal tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.
Artículo 11°.- 1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.
2. Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.
Artículo 12°.- Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.
Artículo 13°.- 1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.
Artículo 14°.- 1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.
Artículo 15° 1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.
Artículo 16°.- 1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.
Artículo 17°.- 1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.
Artículo 18°.- Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Artículo 19°.- Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Artículo 20°.- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación.
Artículo 21°.- 1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.
2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad a las funciones públicas de su país.
3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.
Artículo 22°.- Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.
Artículo 23°.- 1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.
Artículo 24°.- Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.
Artículo 25°.- 1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene así mismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tiene derecho a igual protección social.
Artículo 26°.- 1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
Artículo 27°.- 1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.
Artículo 28°.- Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.
Artículo 29°.- 1. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.
2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de su libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.
3. Estos derechos y libertades no podrán en ningún caso ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.
Artículo 30°.- Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración

Salomón Lerner, después de la CVR

http://www.elbuho.com.pe/politica7.htm

Edición Nº 115
Del 3 a 9 de octubre del 2003

Salomon Lerner, después de la CVR
«He redescubierto a mi país»

Sin perder la calma, tras la tempestad ocasionada por la presentación del Informe Final de la CVR, su presidente, Salomón Lerner Febres -arrebatado temporalmente de su fervorosa dedicación al rectorado de la Pontificia Universidad Católica del Perú-; conversó con "El Búho", mostrándonos al ser humano que, en esta tarea, parece haber vivido personalmente el intenso dolor de cerca de 70 mil peruanos.

"Los agravios sólo reflejan ignorancia y son desdeñables."

Entrevista: Jorge Álvarez
¿Cómo ha cambiado su vida después de la CVR?
Ha sido una experiencia decisiva que me ha conducido a tomar una conciencia más plena, más comprometida, de mi "peruanidad". De algún modo, he redescubierto a mi país, a su historia y a sus gentes y ello me ha reafirmado en ciertas convicciones que han trascendido el ámbito puramente intelectual para convertirse en verdaderas exigencias morales.
¿Cuál fue la experiencia más triste que le tocó vivir en esta tarea?
La de escuchar en las audiencias públicas los terribles agravios inferidos a personas que no tenían nada que mostrar sino su indigencia y desamparo y que reclamaban con absoluto derecho, más que una reparación económica o material, que se les reconociera su dolor, que se les hiciera justicia. Asimismo, comprobar el grado inaudito de indiferencia, cuando no de violencia y crueldad, con el que nos hemos tratado entre los peruanos.
Y en ese mar de tristeza, ¿queda aún espacio para la esperanza?, ¿dónde la buscamos?
Sí, desde luego que hay lugar para la esperanza. El trabajo con los jóvenes voluntarios de la CVR, que entregaron lo mejor de sí de una manera desprendida y solidaria, es razón suficiente para pensar que hay una reserva moral en el país que debe ser orientada y aprovechada.
En lo personal, ¿cómo va a asumir esta tarea pendiente de la reconciliación?
A través de lo que desde siempre ha sido mi vida: el trato con los jóvenes en la Universidad. La enseñanza, a la que pronto me he de reincorporar, se convertirá en un espacio privilegiado para transmitir, siquiera en parte, esa experiencia irrepetible que me tocó vivir.
Tras este trabajo, ¿su vida volverá a ser la misma más adelante?
Queda claro que ninguno de los que trabajamos tan intensamente en la CVR verá las cosas como antes. Nuestras vidas definitivamente han cambiado, pues nos hemos hecho voluntarios permanentes, responsables de buscar, cada cual en el ámbito particular de su quehacer, que el Perú sea un país más justo y solidario.
¿Cómo toma las acusaciones de sus detractores, como Barba Caballero y Rafael Rey?
Son críticas infundadas que sólo reflejan ignorancia, cuando no mala fe. Esos agravios no nos tocan y son desdeñables.
¿Cómo debe ser esa reconciliación entre el Estado y la sociedad, y sobre qué puntos debe fundarse?
La reconciliación es un largo proceso de conquista de plena ciudadanía para todos los peruanos.
Alcanzarla supone emprender un camino de democratización que no se agote en el establecimiento de leyes apropiadas sino que se extienda a la práctica de otras formas de convivencia, de otras maneras de relacionarnos, de modo que verdaderamente arraiguen entre nosotros los cimientos de la justicia y de la paz social.
¿Planea formar parte más activa de la vida política nacional? ¿Lo ha tentado ya alguna tienda política?
Toda persona desde el lugar que ocupa puede hacer mucho por el bien de su país y ésa es una tarea política en el mejor sentido del término. No he pensado ingresar en el terreno de la política partidaria, no creo estar hecho para ello y, gracias a Dios, nadie me ha hablado al respecto. De otro lado, si me conversaran sobre el tema, mi postura sería inalterable: soy un universitario y el espacio donde por naturaleza y por convicción me siento más cómodo es el de la Universidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres